Navin Company, la empresa creada por el alumnado de 2º curso del Grado oficial en Liderazgo Emprendedor e Innovación, LEINN, relata su experiencia de negocios en Estados Unidos para abrirse camino en el mercado internacional. En este caso, los emprededores de Navin, han vivido una experiencia enriquecedora durante su estancia de un mes conociendo distintos sectores empresariales en la cuna del emprendimiento: San Francisco. <<Nos esperaba un viaje de aprendizaje impresionante en una de las ciudades más avanzadas tecnológicamente, donde el emprendimiento está a años luz de cualquier otro lugar del mundo. La duración de la aventura era de un mes, y desde Navin Company teníamos los objetivos claros y la mentalidad de visitar todas las grandes, pequeñas y medianas empresas que pudiéramos para extraer el máximo conocimiento posible>>.

EL ATERRIZAJE

La primera semana nos sirvió para adaptarnos a la cultura y conocer sus rincones. En San Francisco todo va muy rápido, es una ciudad de contrastes, multicultural y lejos de juicios morales. Durante esta semana pudimos conocer tanto los lugares más emblemáticos como los rincones más mágicos, desde el Golden Gate hasta el barrio chino, donde tienes la sensación de sumergirte en el país asiático sin necesidad de salir de la ciudad. Poco a poco fuimos apreciando el encanto especial de esta urbe que nos terminó cautivando.

San Francisco no solo es consumismo, entendimos que el sueño americano se traduce también en lograr vivir cómodamente de tus pasiones. Esto se percibe en muchos locales pequeños, que transmiten a la perfección sus valores, inquietudes y gustos a través de su negocio, cuidando hasta su más mínimo detalle. En este sentido, nos llamó particularmente la atención una tienda en la que se vendía todo tipo de esqueletos de animales, material esotérico y botánica; y un restaurante, común a primera vista, pero que al entrar te transportaba a un mundo calidoscópico repleto de naturaleza y colores.

VISITAS A EMPRESAS INSPIRADORAS

Una vez empapados de su cultura, ya estábamos preparados para aprender mucho más del ámbito empresarial. Visitamos gran cantidad de empresas, desde las más grandes como Facebook, Linkedin, Twitter y Airbnb, a pequeñas startups como Wall&Wall, del español Ferran Torras, o Yeti. Esta última visita fue muy inspiradora debido al método de búsqueda de clientes que utilizan. Aunque son un pequeño estudio de programación, tienen todo mecanizado con técnicas de inbound marketing. Con estas visitas aprendimos sobre esa forma de pensar que tienen allí de “todo a lo grande”, y sobre la importancia del liderazgo en las organizaciones. Observamos los beneficios de usar la tecnología en los diferentes ámbitos organizacionales de la empresa, y aprendimos sobre la metodología usada en San Francisco centrada en el cliente y sus necesidades, que se acciona desde la calle y no la oficina. También descubrimos la importancia de contar con una buena red de contactos al comprobar que, empresas de tamaño considerable, viven solamente del networking continuo sin prácticamente hacer marketing alguno.

 

 

NUEVOS PROYECTOS QUE NACEN A RAÍZ DEL VIAJE

En la última semana, conseguimos aterrizar toda esta información y aplicarla en nuestra empresa y en nuestros proyectos. Hemos vuelto con una buena cartera de contactos y un gran proyecto innovador para Valencia junto a un nativo de la Bahía de San Francisco: un servicio de alquiler por tiempo de bicicletas eléctricas mediante una aplicación informática, teniendo la experiencia de usuario como principal pilar de diferenciación.

Además de trabajar y aprender, también tuvimos tiempo para viajar un poco y vivir experiencias muy motivadoras, como la visita al Parque Nacional Yosemite durante un fin de semana que nos cambió como equipo. Nos ayudó a reflexionar sobre qué hacemos aquí y a ser transparentes con nosotros mismos. El ambiente en medio de la naturaleza, tan inspirador, nos ayudó a identificar la raíz de los problemas que había dentro del equipo. Además de Yosemite, visitamos muchos lugares en San Francisco, y nos llamó la atención la historia de su emblemático puente colgante, el Golden Gate, donde de una necesidad, nació un icono de la ciudad.

 

Este viaje ha sido una de las mejores experiencias de nuestras vidas, nos ha hecho crecer como personas y emprendedores, y nos ha unido y afianzado nuestro vínculo como empresa. ¡Este vídeo es buena prueba de ello!